Bonos convertibles: ¿oportunidad o maldición?

Uno de los productos financieros que han vendido las entidades durante los últimos tiempos son los bonos convertibles en acciones. Pero, ¿qué tan confiables y útiles pueden ser para tu economía?

 

Tomaremos como ejemplo el caso del Banco Popular, que allá por 2009, en plena crisis, vendió 700 millones de bonos necesariamente canjeables en acciones. En las palabras “necesariamente canjeables” fue donde surgió el problema, es decir, que era obligatorio que esos bonos se convirtieran en acciones en el futuro. Basados en esto, hoy queremos aclararte las diferencias que encontramos entre los distintos bonos convertibles en acciones que existen, ya que en algunos casos resultan ser una opción nada recomendable.

 

Entonces, ¿qué es un bono convertible en acciones?

Un bono convertible es un producto de renta fija que puede convertirse en acciones (un producto de renta variable). Lo más importante que hay que conocer es si la conversión del bono en acciones es voluntaria, es decir que lo decide la persona que compra el bono convertible u obligatorio (condición a la que obliga la entidad).

 

photo-1514095197201-ecb1eb8a924b

 

¿Qué pasa si la conversión es voluntaria?

Los casos en los que el comprador tiene la decisión de convertir sus bonos en acciones son adecuados para todo tipo de inversores. ¿El motivo? Que si el canje por acciones no es interesante, podemos no hacerlo y recuperar el dinero invertido.

 

¿Y si es de conversión obligatoria?

Si es obligatoria, ese bono convertible no es un producto de renta fija, sino variable. ¿Por qué? Porque la persona tiene en la mano acciones potenciales, es decir, que pase lo que pase se convertirán en acciones. En ese caso, estos bonos no pueden venderse como si fueran de renta fija, más que nada porque potencialmente no lo son. Estos bonos no son interesantes para inversores con poca experiencia, porque si se quieren comprar acciones de una empresa, generalmente es mejor comprar las acciones directamente en lugar de hacerlo de forma diferida a través del bono obligatoriamente convertible. La cuestión es que si a la hora de hacerse convertibles, las acciones de la empresa cotizan un valor muy bajo en el mercado, podemos perder dinero. Y mucho.

 

¿Qué ocurrió realmente en el caso del Banco Popular?

Que vendieron millones de bonos obligatoriamente convertibles porque las autoridades financieras europeas le requerían mayor exigencia de solvencia, y casi desde el mismo día de la emisión, las acciones del Popular entraron en caída libre.

Como ves, los bonos convertibles son un producto que puede convertirse en una oportunidad o una maldición, según el poder de libertad que otorgue al comprador.

¿Recomendable? Depende.

 

infografia-classic-cta.png

Deja una respuesta

Artículos relacionados

Nuevo caso de éxito en la reclamación de cláusula suelo

21 de octubre de 2021

Nuevo caso de éxito en la reclamación de cláusula suelo

Leer más
Pasos para realizar una denuncia por negligencia médica

21 de octubre de 2021

Pasos para realizar una denuncia por negligencia médica

Leer más
casos más típicos en los que acudir a un abogado de familia

15 de octubre de 2021

Casos más típicos en los que acudir a un abogado de familia

Leer más