¿Qué es un Swap o Permuta Financiera?

El swap es un producto financiero complejo que se contrata con el fin de cubrir y proteger al cliente que lo contrata de las posibles las subidas de tipos de interés (euríbor) en créditos.

Su funcionamiento es muy complejo, lo que provoca que al cliente le cueste comprenderlo de manera sencilla, lo que facilita que las entidades bancarias puedan comercializarlo entre sus clientes sin demasiada transparencia.

¿Cómo funciona un SWAP?

Te ponemos en situación;

Imagina una empresa o persona física que pide a su banco un crédito de 100.000 € a 10 años. Por él tendría que devolver el importe prestado, así como los interesases calculados en base a un índice de referencia (por ejemplo, el EURIBOE), más 1% variable que habría negociado con la entidad bancaria previa a la firma del contrato.

Con este tipo de préstamo, y dada la fluctuación del euríbor, que va variando, dependerá si el tipo de interés que se tienes que pagar es más alto o bajo. Por lo tanto, la empresa o persona que contrata este préstamo desconoce a ciencia cierta cuánto tendrá que pagar mensualmente por su préstamo.

Para lidiar con estas dudas, surge el SWAP, para precisamente evitar verse afectado por una subida repentina del índice pactado, y por lo tanto verse obligado a tener que pagar un tipo de interés muy elevado que no se pueda asumir, pues los bancos juegan constantemente con la idea de que los índices de referencia, en el presente ejempló el EURIBOR, puede dispararse.

De este modo, la entidad bancaria propone entonces a la empresa o persona contratante que contrate un SWAP a modo de “seguro”, con el objetivo de reducir el riesgo del tipo de interés, o lo que es lo mismo, que el tipo del interés no esté referenciado al estado impredecible del índice de referencia acordado, si no a uno fijo.

¿Y cuáles son sus riesgos?

Si la empresa o persona firmante del préstamo ve tentativa la oferta del SWAP para no arriesgarse con las posibles subidas del índice de referencia pactado, lo que estaría haciendo son dos operaciones financieras, o lo que algunos denominan: “jugar a la lotería”

Así pues, esto es lo que pasaría:

Por un lado, tendríamos el SWAP: 100.000 € a 10 años con un interés pactado del 3,50 % que paga la empresa/cliente a la entidad bancaria

Empresa /

Cliente

Banco

Por otro lado, tendríamos el EURIBOR que devuelve la entidad bancaria a la empresa/cliente

Empresa /

Banco

Es decir:

  • La empresa pide un préstamo a su banco de 100.000 € a 10 años y el tipo de interés que el banco le exige es de 3,50% (interés del swap tipo fijo que no se referencia al euríbor).
  • El banco le devuelve a la empresa el valor del euríbor.

Pero pensemos:

  • La empresa todavía debe al banco ese 1% de interés que contrajo al pedir el préstamo (porque el 3,50% que el banco le exige es por contratar el swap, no por el préstamo).

Por tanto, ¿qué tiene que pagar la empresa?

Si la empresa o persona firmante del préstamo ve tentativa la oferta del SWAP para no arriesgarse con las posibles subidas del índice de referencia pactado, lo que estaría haciendo son dos operaciones financieras, o lo que algunos denominan: “jugar a la lotería”

SWAP: 100.000 € a 10 años
4,50 % (3,50 interés swap + 1% interés crédito)

Empresa /

Banco

Como ves, si el EURIBOR permanece en niveles bajos, no compensa no referenciar el tipo de interés a su estado. La empresa/cliente va a perder dinero. Y mucho.

¿Qué dice la justicia al respecto?

En el año 2017 El Tribunal Supremo ratificó su doctrina sobre la nulidad por vicio y/o error en el consentimiento de los swaps, al tratarse de un producto complejo no destinado a personas no expertas en la materia. Concretamente en su sentencia nº 2011/2017 de fecha 31 de marzo de 2017, siguiendo la doctrina instaurada a partir de su Sentencia nº 840/2013, de fecha 20 de enero de 2.014, declara la existencia de falta de información suficiente, declarando el incumplimiento del deber de información al cliente sobre los riesgos derivados de la bajada del Euribor y sobre los riesgos patrimoniales asociados al coste de cancelación, y en consecuencia declara nulo este tipo de contratos si la entidad no cumplió con sus deberes de información.

Por eso, si te has visto afectado, puedes reclamar. Nosotros podemos ayudarte. Además recuerda que el servicio de reclamaciones bancarias en relación con los SWAPS está incluido dentro de las modalidades de reclamación existentes (Coraza Classic, Coraza Total o Coraza Premium), por lo que podrás reclamar de manera totalmente gratis y sin adelantar ni un solo euro..

QUIERO asesoramiento

modalidades

¿Cuál es tu necesidad?

Coraza classic

gratis

  • Solo si ganamos te comprometes a abonar un 10 % de lo recuperado.

Coraza total

65€

  • Pagas 65 euros, IVA incluido, y te protegemos durante 1 año.

Coraza Premium

100€

  • Pagas 100 euros, IVA incluido, y te protegemos durante 2 años.