En los últimos años, la tramitación judicial de los accidentes de tráfico ha sido modificada. Concretamente en el año 2015 con la desaparición de los llamados juicios de falta, se despenalizaron la mayoría de accidentes de tráfico remitiendo su tramitación a la vía civil. Esto tuvo varias consecuencias, entre otras, la necesidad de que las víctimas de estos accidentes tuvieran que costearse su propio informe pericial, así como el colapso de muchos juzgados al ser el 75% de los accidentes consecuencia directa de acciones no perseguibles por la vía penal a tenor de la reforma operante.

Tras constatarse que dicha medida no resulto un acierto, a través de la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, se volvieron a penalizar los accidentes de tráfico por imprudencia “menos grave “que generase lesiones constitutivas de delito. Dicha medida supone un acierto, ya que supone una ventaja para aquel que se ve afectado como consecuencia de la imprudencia de un tercero.

En este sentido las principales causas de los accidentes de tráfico son:

  • Exceso de velocidad:

    Uno de los problemas más comunes a la hora de conducir, ya que a mayor velocidad menos capacidad de mantener el control y más si la situación se da en condiciones climáticas nada favorables.

  • Conducir bajo los efectos del alcohol y de drogas:

    Se estima que alrededor del 60% de las infracciones que se imponen, están relacionadas a este punto, ya que, a pesar de las campañas de educación y sensibilización, el porcentaje sigue en aumento.

  • Descuidos en la vía:

    Según la Federación Española de Seguridad Vial, el 45% de los accidentes de tráfico que se presentan, podrían evitarse con tal solo prestar mayor atención en la carretera.

  • Condiciones climáticas desfavorables:

    La lluvia y la nieve son constantemente los principales factores que hacen que conducir se convierta en todo un problema, ya que las condiciones empeoran el estado de la carretera. Ahora, sumemos el clima, con las razones anteriormente mencionadas.

  • Conducir en estado de agotamiento:

    Esta razón se encuentra directa o indirectamente relacionada en un promedio del 20% al 30% de todos los accidentes de tráfico, ya que el estar agotado, podría presentar en un conductor una pérdida del estado alerta, concentración y velocidad de reacción.

  • Uso de teléfono móvil al momento de conducir:

    En promedio se imparten 190.000 multas al año por este punto, ya que el uso del móvil hace que no se le preste la suficiente atención a la carretera.

  • Mal mantenimiento al automóvil:

    Es obligación y responsabilidad de cada conductor el mantener su automóvil en las mejores condiciones, con el fin de evitar imprevistos, respetar la vida de los transeúntes y llevar a cabo trayectos seguros.

Es por lo anterior que, si has sido víctima de un accidente de tráfico, y se dieron las anteriores razones, puedes y debes iniciar un proceso de reclamación., recuerda que te ampara la Ley 35/2015 del 22 de septiembre, en la que se estipulan el reconocimiento de la indemnización en valor con el nivel de la lesión que se hay dado y del daño físico y moral resultante del accidente, todo con el fin de garantizar la restitución de los derechos de la víctima y, cuando aplique, de su familia.

En coraza Legal disponemos de un amplio equipo de profesionales que te asesoran y te acompañaran durante todo el proceso.

Quiero Asesoramiento

Accidentes e indemnizaciones

Te puede interesar…

modalidades

¿Cuál es tu necesidad?

Coraza classic

gratis

  • Solo si ganamos te comprometes a abonar un 10 % de lo recuperado.

Coraza total

65€

  • Pagas 65 euros, IVA incluido, y te protegemos durante 1 año.

Coraza Premium

100€

  • Pagas 100 euros, IVA incluido, y te protegemos durante 2 años.