Productos Bancarios

Participaciones preferentes

Una participación preferente es un activo hibrido entre acciones y bonos. Los bonos serían unos activos a través de los cuales, el cliente paga una cantidad determinada de dinero, a cambio la entidad bancaria establece (o promete) que va a cobrar un porcentaje fijo anual -independientemente de cuales sean las ganancias de la empresa- pero el cliente en ningún momento posee ningún poder de decisión, por ejemplo, no puede votar.

Las acciones por otro lado otorgan al cliente un rendimiento variable en el que él cobrará más o menos en función de las ganancias de la empresa. Es decir, si la empresa gana mucho, los dividendos serán muy altos, por el contrario, si las ganancias fueran pocas, el dividendo sería cero. Pero, a diferencia de los bonos, el cliente sí que tendría poder de decisión respecto a la empresa.

Productos Bancarios

Las participaciones, se encuentran, por lo tanto, a medio camino entre ambas. Son de renta fija o de interés fijo, y además el cliente no contaría con ningún tipo de decisión sobre la empresa, en estos aspectos son parecidas a los bonos. Pero, el cliente ganaría dinero si la empresa se encuentra con los dividendos elevados, lo cual estaría en similitud a las acciones.

Se llaman preferentes, porque a la hora de cobrar en caso de que una empresa quiebre, el pago debe de regirse según se la Ley 19/2003 la cual establece la obligatoriedad de cotización en los mercados de renta fija, y estableció régimen fiscal de las mismas.  Es decir, la misma contiene establecido el orden prioritario de cobrar el dinero según qué acción o puesto ocupe en la empresa (trabajadores, acreedores, accionistas…) ya que la misma no puede asumir el abono a todos los perjudicados. Es decir, se dice que son preferentes porque los que tienen este tipo de activos tienen preferencia sobre los accionistas. Pero sólo tienen preferencia sobre estos, el resto de los prestamistas tienen preferencia sobre las denominadas ‘participaciones preferentes’.

Por lo tanto, preferente sería un nombre equívoco puesto que de todos los acreedores que no son propietarios, estos son los que tienen menos preferencia.

¿Cuál ha sido el problema con las participaciones preferentes?

Se trata de un producto financiero que cuenta con un alto riesgo debido a que, con el estallido de la burbuja económica, que finalizó con un rescate de la banca por parte de la Unión Europea fue el broche para una situación difícil que hizo que miles de clientes vieran como su dinero invertido en las participaciones preferentes se perdía sin poder hacer nada.

Además, las entidades financieras no informaron adecuadamente a los clientes debidamente del alto riesgo que tenían las participaciones preferentes por diversos motivos:

  • No existe ningún organismo que garantice el capital invertido, y una vez se quiera recuperar dicho capital, estas participaciones de deben de poner en venta en un mercado secundario -lo que implica que el valor de este se vea reducido considerablemente-.

  • El organismo que cubre las inversiones a plazo fijo, el Fondo de Garantía de Depósitos, no cubre este producto.

  • Su liquidez es escasa.

Como siempre para la reclamación a una entidad bancaria, debe de iniciarse con el intento de llegar a un acuerdo con el banco. Sin embargo, en el caso de las participaciones preferentes han sido contadas las veces en las que se ha conseguido llegar a un acuerdo.

La opción es, por lo tanto, reclamar judicialmente, cerca del 99% de los casos han conseguido recuperar la inversión.

Bonos convertibles del Banco Popular

 Al igual que otras entidades bancarias durante los últimos años el Banco Popular ante la necesidad urgente de capitalizarse, para ello emitió y comercializó productos financieros complejos como bonos obligatoriamente convertibles en acciones, y por lo tanto, con una deuda subordinada en inversiones minoristas por un importe superior a 2.000 millones de euros.

Al igual que las participaciones preferentes y otros productos financieros fueron ofertadas como productos seguros y sin riesgos. Ocultándose de manera intencionada la información sobre las verdaderas características a sus clientes.  La situación en el tiempo no hizo más que empeorar y las previsiones de mejora por parte del Banco Popular no llegaban.

Los principales afectados fueron los clientes del propio Banco Popular sufriendo devoluciones de sus inversiones de cerca del 70%. La entidad bancaria instigó a sus clientes para que estos para que ofertas de recompra por acciones en el caso de los bonos subordinados.

La historia de los bonos convertibles del Banco Popular llegaba a su peor momento cuando el pasado 6 de junio del 2017, todos los bonos y deuda no canjeada pasaron a ser acciones de nueva emisión. En consecuencia, y tras la compra simbólica por 1 euro del Banco Santander del capital del Banco Popular, ocasionaron la pérdida de toda la inversión realizada en estos bonos.

Obligaciones Banco Pastor

Según la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid Nº 632/2016, de 15 de diciembre anulaba la suscripción de Obligaciones Convertibles del Banco Pastor por haber sido prestado el consentimiento de vicio por error como consecuencia de la falta de información por parte de la entidad bancaria.

Este producto conocido como Obligaciones Banco Pastor al 8,25% fueron vendidos a lo largo del año 2011 y sin cumplir con su deber de informar de forma clara a sus clientes. De esta forma el banco consiguió convencer a sus clientes -con unos métodos cuestionables- sin que estos supieran realmente qué estaban contratando.

La reclamación en este caso tendría que ser casi al 100% a través de la vía jurídica, dado que Banco Pastor fue absorbida por el Banco Popular (y este a su vez por el Banco Santander), por lo que eluden la responsabilidad dando omisivas a los clientes afectados.

Obligaciones subordinadas

Son un producto financiero es un producto con una fecha de emisión y una fecha de cierre determinadas que cotiza en un mercado secundario. Esto se traduce en que, si queremos recuperar nuestro dinero antes de que acabe el plazo (a más de 5 años). Cuando tenemos que recurrir a este tipo de mercado, es muy probable que se pierda parte del capital. Por tanto, en las obligaciones el capital no estaría garantizado en caso de cancelación anticipada.

Uno de los principales factores a tener en cuenta es el riesgo de inversión. Pues bien, en el caso de las obligaciones subordinadas existe un doble riesgo especial puesto que no están cubiertas por Fondo de Garantía de Depósitos y también se trata de una deuda de peor calidad que los bonos ordinarios o pagarés.

Acciones del Banco Popular

Los clientes que adquirieron acciones del Banco Popular desde diciembre del 2012 y hasta abril del 2017 podrán ser indemnizados o recuperar su inversión, ya que la entidad transmitió una imagen de solidez y solvencia que no se correspondía con la situación real en la que se encontraba la entidad financiera.

Los Juzgados de Primera Instancia han comenzado a resolver las sentencias presentadas hace poco más de un año.  En dichas sentencias se recoge que, el cliente recurrió a la ampliación de la ampliación del capital tras la información engañosa que ofrecían al dar la imagen de que se trataba de una entidad financiera que contaba con una solvencia, aparentemente, demostrable.

Situación que se comprobaría en el transcurso de poco tiempo que no era real puesto que en cuestión de poco tiempo -menos de un año- el Banco Santander compraba la deuda del Banco Popular por una cuantía de 1€ de manera simbólica.

Fondos de inversión de riesgo elevado

Un fondo de inversión de riesgo elevado es un tipo de fondo en el que la persona que va a invertir está dispuesta a asumir un riesgo alto, lo cual es directamente proporcional a tener también una alta rentabilidad. Además, se debe de tener en cuenta que este fondo de inversión está formado colectivamente, es decir, capta el dinero a través de diferentes aportaciones para, posteriormente, invertirlo de forma conjunta.

Las principales características de un fondo de inversión de riesgo elevado son:

  • Como el nombre indica, el nivel de riesgo de este tipo de fondo es alto. Esto se traduce en que las probabilidades de tener pérdidas son muchas.

  • A su vez, esa alta probabilidad de tener pérdidas provoca que la rentabilidad del fondo sea alta, porque de lo contrario, no sería atrayente para el posible inversor.

  • Los productos en los que se invierte suelen ser de renta variable.

La problemática relacionada con estos fondos de inversión viene cuando las entidades bancarias los han vendido a clientes que no conocían la peligrosidad o el alcance real de obtener alguno de estos fondos. Se estima que el 80% de los afectados por la venta de este tipo de producto se corresponden con el perfil de persona mayor, jubilada, y al cual no informaban de la forma correcta -intencionadamente- para así cumplir con su objetivo.

Reclamación IRPH

El IRPH o Índice de Referencia de Préstamos Bancarios es un indicador que utilizan los bancos para poder actualizar el tipo de interés variable aplicado en los préstamos hipotecarios de sus clientes.

Aunque el método más utilizado es el de tomar como referencia el estado del Euríbor, durante el momento más álgido de la expansión del mercado inmobiliario, un gran número de entidades bancarias utilizaron el IRPH como índice de referencia. Existen tres tipos de IRPH:

  • IRPH de Bancos:

    Es la media de los tipos de interés de los préstamos hipotecarios que tengan un plazo de vencimiento superior a tres años.

  • IRPH de Cajas de Ahorro:

    Se calcula de la misma manera que el anterior, pero con los préstamos concedidos por cajas de ahorro.

  • IRPH de entidades:

    Es una media de los dos casos anteriores.

¿Por qué se considera abusivo aplicar el IRPH?

 El Índice de Referencia de Préstamos se calcula según los datos aportados por el Banco de España, y estos a su vez, se obtienen a partir de aportados por las propias entidades sobre los contratos hipotecarios que ellas mismas conceden.  Por lo tanto, no se puede comprobar la veracidad de estos ya que los bancos podrían manipular los índices intencionadamente.

Además, en las sentencias favorables, los juzgados han entendido que faltó trasparencia por parte de las entidades bancarias.

Las tarjetas revolving

Son un producto financiero cuyas condiciones sobrepasan normalmente los límites de la usura; pues suelen tener unos tipos de interés anuales altísimos, además de toda clase de comisiones.