¿De qué se trata la comisión por descubierto en cuenta?

La comisión por descubierto en cuenta es una tasa que el banco le cobra al cliente por tener que ‘anticiparle’ para poder abonar un pago ya que no dispone de saldo suficiente en la cuenta.

Un descubierto bancario, se da, por ejemplo, cuando existe un pago domiciliado en dicha cuenta es una cantidad superior al saldo del que dispone la misma en ese momento, haciendo que esta se quede con un saldo negativo.

Una comisión por descubierto difícilmente es cobrada sola. Por lo general suele incluir a su vez más tasas, también conocidas como el doble o triple coste. Las más habituales son la comisión sobre el saldo deudor, intereses deudores o de demora y coste de reclamación de descubierto.

comisión de reclamación de saldos deudores

¿Cómo se aplica la comisión por descubierto en cuenta?

Se trata de una de las comisiones bancarias más elevadas, pudiendo llegar a alcanzar los 60 euros. Sin embargo, y según informa el Banco de España, existen ciertas limitaciones que los bancos no pueden sobrepasar.

  • Un descubierto bancario, legalmente, no podrá cobrar una TAE que sea superior al 2,5 veces superior al precio del dinero en ese momento.

  • No se podrá realizar si la comisión por descubierto se produce por la aplicación de otra comisión del propio banco o por un embargo de cuenta.

Las tarifas que manejan las entidades bancarias para esta comisión suelen rondar en torno al 4,5%, aunque hay algunas que rozan el 7,5% en lo que al porcentaje de interés se refiere. El importe mínimo va desde los 15 hasta los 35 euros.

A esto habría que sumarle la comisión por reclamación de posición deudora, es decir, del descubierto. Esta comunicación puede ser a través de cualquier canal (SMS, carta, Email…) Y supone un cobro ‘injustificado’ que puede alcanzar los 45 euros.

¿Cómo reclamar la comisión por descubierto en cuenta?

Las comisiones, al no tener un límite de cobro, da lugar a que el banco en cuestión pueda aplicar las comisiones que considere oportunas, pero como explicábamos antes, siempre bajo unos límites.  Si estas condiciones se van a ver modificadas, las entidades bancarias deberán de informar personalmente a todos los clientes que se puedan ver afectados y con una antelación mínima a los dos meses de que se vayan a hacer efectivas.

En cuanto a la comisión por descubierto, el banco tendrá que ceñirse a la normativa explicada en el apartado anterior. En caso de hacerlo, el cliente podrá reclamar que se le devuelva el dinero cobrado.

Como procedimiento habitual en la reclamación de comisiones, después de comprobar de que en su contrato no se establece nada de lo citado anteriormente, es decir, que existe un claro incumplimiento por parte de la entidad financiera, el cliente afectado deberá de presentar la reclamación por escrito en el banco e intentar que la posición de este rectifique (algo que no suele ocurrir con demasiada frecuencia). Es en este punto, cuando el cliente debe de recurrir a la vía legal.

Existe abundante jurisprudencia menor al respecto. Unos ejemplos serían la Audiencia Provincial de Madrid y la Audiencia Provincial, en sus sentencias del 29 de febrero del 2016 y el 30 de diciembre del mismo año, entienden que el cobro por comisión por una reclamación de recibos impagados no responde a un servicio al cliente ni un gasto por lo que no puede cobrarse dicha comisión.

La inmediata consecuencia de dicho estado abusivo, es la nulidad de la cláusula, lo que conlleva la restitución de las comisiones cargadas por el banco, junto con los intereses conforme al art 6.3 y 1.303 del código civil.

 

comisiones bancarias

RECLAMA AHORA POR TUS COMISIONES BANCARIAS

MÉTODO CORAZA CLASSIC
MÉTODO CORAZA PREMIUM
MÉTODO CORAZA TOTAL